Filtran el dato más aterrador de la Princesa Diana. Por eso nunca fue feliz


El 31 de agosto 2017 se marcarán 20 años de la trágica muerte de la princesa Diana, antigua princesa de Gales, quien perdió la vida en un fatal accidente de auto en París. 

La monarquía británica siempre ha destacado dentro de los demás gobiernos del mundo por mantener su poder, incluso durante la era moderna, y es por ello que el matrimonio de Diana con el príncipe Carlos siempre estuvo bajo el ojo crítico de sus seguidores. 


Durante su unión, las fotografías del ‘feliz matrimonio’ inundaron los medios y mientras todos admiraban a la pareja, pasó desapercibido un pequeño detalle: la sumisión de Diana ante el estricto protocolo del gobierno británico.



¿Lo notan? 


Puede que para un simple espectador estos gestos sean de protección, cobijo e incluso cariño. Sin embargo, lo que muchos veían como un gesto natural en realidad era parte de las reglas que los miembros de la casa real debían seguir. Esto dejaba claro quién tenía superioridad sobre la corona y que Diana jamás estaría por encima Carlos. 



Otra de las razones por las que se obligaba a la princesa a agacharse y lucir inferior hacia su marido era porque en la vida real Diana era unos cuantos centímetros más alta que Carlos. ¿¡Cómo se le ocurre!? Incluso cuando caminaban, Lady Di debía caminar unos pasos detrás del príncipe, acción que podemos ver hoy en día con el príncipe Guillermo y su esposa Kate Middleton



Durante los primeros años de su matrimonio la sumisión y opresión fue sumamente obvia. No fue hasta el nacimiento de su primer hijo en 1984 cuando el matrimonio comenzó a tener problemas y la princesa se ‘rebeló’. A partir de esto, el cambio fue notorio ya que pudimos ver a Diana separada de su marido, lanzando por la ventana el protocolo británico. Aquí ya no caminaba detrás su esposo sino a la par con él, se mantenía erguida imponiendo su gran presencia pero siempre mostrando una gran inconformidad.



Para 1992 el matrimonio real se separó, divorciándose finalmente en 1996. Lamentablemente, Diana falleció al año siguiente, justo cuando su vida comenzaba a dar señales de que su futuro sería muy brillante. 

Nada me da más felicidad que intentar ayudar a las personas más vulnerables en la sociedad. Es mi objetivo y parte esencial de mi vida -parte de mi destino-. Quién sea que se encuentre sufriendo puede recurrir a mí. Yo iré corriendo a donde quiera que esté.

Esta fue una de las frases que Lady Di llegó a mencionar alguna vez como muestra de que no estaba dispuesta a que nadie más sufriera la sumisión que ella vivió mientras fue esposa de Carlos y la corona.



La princesa Diana fue una mujer que si bien no llegó a ser reina sin duda lo era. Con obras humanitarias y filantrópicas, su muerte dejó un gran vacío no sólo en el corazón de aquellos cercanos a ella sino en todos aquellos que la admiraban por su valentía y dedicación para ayudar a otros. 



Recomendados
Recomendados