Las mejores y peores posiciones para dormir. La #1 causa cáncer


¿Te ha pasado que aunque duermas ocho horas o más, amaneces bien cansado? En serio, es lo peor esa sensación, e incluso puedes amanecer con el cuerpo dolorido. Y todo se reduce a la posición en que duermes. Ésta es la culpable del éxito o el fracaso al descansar.

Para que tengas mejor noción de lo que estamos hablando, aquí te dejo ocho posiciones -algunas buenas, otras malas- que repercuten en tu salud y no lo sabías. Empecemos por las buenas:

8.- De ladito




De costado resulta perfecto, siempre y cuando tengas una almohada relativamente alta, porque si no es peor que dormir en el cemento, debido a que no aplicas tanta presión en el cuello ni en la cadera. El problema es que se cansa el brazo, pero puedes voltearte cuantas veces quieras. 

7.- Abrazo a la almohada


Si duermes abrazando una almohada es la decisión correcta, el cuerpo estará mejor acomodado y tu columna te lo agradecerá, aparte de la tranquilidad que te da cuando abrazas algo. 

6.- De cucharita


Si estás con tu pareja es la posición más usual, por la proximidad que hay entre los dos, y la sensación de seguridad es inmensa, pero tarde o temprano te va a causar molestias como calambres en los brazos. No es recomendable dormir toda la noche así. Te vas a entumir. 

5.- Boca arriba


Es la mejor posición porque no afecta en nada tu cuerpo. Al contrario, ayudas a que tu postura mejore, respiras sin esfuerzo, no roncas y tu columna dormirá derechita.  Despertarás como nuevo.

Ahora vamos a las posturas que debes evitar: 

4.- Posición de estrella de mar


Aunque no se ve tan perjudicial y parece buena, en realidad puedes tensar los músculos y los hombros lo resentirán. Cuando despiertes tendrás la sensación de que te jalaron los brazos toda la noche. 

3.- Posición fetal


Es la favorita de muchos, y no por eso la menos dañina. Dormir así te puede hacer entrar en calor más rápido; lo peor es que los nervios del cuello y el cóccix se pueden ver seriamente afectados porque tensas los músculos, lo que produce la sensación de estrés cuando despiertas.

2.- Como Sid, de “Toy Story”


Muchas personas, increíblemente, duermen así (inclusive los bebés), pero es malo porque recargas todo el peso en el cuello. Así que evita a toda costa dormir como el malvado Sid.

1.- Dormir boca abajo


Todo lo contrario a dormir boca arriba. Al principio parece cómoda pero después se convierte en pesadilla, terminas con el cuerpo dolorido y además puede atacar el cuello, afectar el sistema digestivo y provocar que no respires muy bien. Debido a la presión sobre los pechos, estos pueden resultar lesionados, lo que puede generar cáncer de mama con el paso del tiempo por la mala circulación de la sangre. 

Si te es difícil conciliar el sueño, te recomiendo tomar un té caliente o leer un poco antes de acostarte. También acompaña con una buena postura y elementalmente duerme tus ocho horas “reglamentarias”, para levantarte fresquesito todos los días.
Recomendados
Recomendados