Así vive El Chapo en la cárcel de EU. Lo tratan peor que a un perro


Si no puedes ver este video da click AQUÍ:



El capo más peligroso de todos los tiempos, Joaquín Guzmán Loera se encuentra en la unidad 10 sur de la unidad especial habitacional del centro correccional metropolitano de Nueva York, una de las cárceles con las medidas de seguridad más estrictas en Estados Unidos. Este sitio ha sido hogar de diversos criminales peligrosos como los cómplices de Osama Bin Laden y Bernine Madoff, uno de los estafadores de Wall Street más grandes de todos los tiempos. 



En el noveno piso de este inmenso edificio,  se encuentra “El Chapo”. Su celda mide tan solo 6 por 2 metros, no tiene ni una sola ventana y la televisión le fue retirada porque las autoridades penitenciarias aseguraron que tienen que encontrar una programación especial para él como videos de National Geographic. Permanece solo 23 horas al día de lunes a viernes y le pasan la comida por debajo de la puerta. 

Al temido narcotraficante lo único que lo acompaña es su cama y un radio que le permiten escuchar solo una hora al día. La luz y aire acondicionado siempre están prendidos, haciendo que pase fríos insoportables y no pueda dormir por más de una hora seguida. 

Por alguna razón el reloj que tenia en su celda le fue retirado, quitándole lo único que le permitía distinguir entre el día y la noche. Nunca sale, su  única oportunidad de ver la luz del día es cuando atraviesa un estrello pasillo con  una pequeña ventana cuando va camino a la  visita con su abogado. 

A diferencia de los otros reos, a él se le permite tan solo hacer una hora de ejercicio a la semana en un cuarto donde solo hay una bicicleta estacionaria, una caminadora y una televisión que es apagada en cuanto él llega. 

Los fines de semana permanece encerrado en su celda sin ninguna salida. Se le prohíbe el contacto con otros reos y como no habla nada de ingles, tiene que comunicarse con los custodios solo a través de señas.  

Desde que llego a esta prisión, no se le ha permitido hacer ninguna llamada telefónica.

Sus abogados de oficio, aseguran que su estado de salud es critico: se le dificulta respirar, sufre dolor de garganta, migrañas y ya comienza a sufrir alucinaciones auditivas quejándose de que hay mucho ruido y voces en su celda, aún cuando el único radio que tiene está apagado.

Por estas razones, la defensa del Chapo ha solicitado a las autoridades que le permitan hablar con su esposa Emma Coronel; que abogados privados puedan llevar mensajes a terceros  y que la corte retire las medidas administrativas especiales para que Joaquín Loera sea puesto junto con el resto de la población general de la prisión.

De acuerdo con las propias palabras del Director de la Oficina de Defensores Federales en Nueva York, si alguien quisiera diseñar un lugar para volver loca a una persona de manera intencional, sería difícil hacerlo mejor que este reclusorio.
Recomendados
Recomendados