La tiraron a la basura después de perder una pelea, pero una niña la rescató y hoy luce así


Hemos escuchado muchas horribles historias de perros pitbulls que nos dejan la sangre helada por su violencia. Lo que parecemos olvidar es que es el ser humano quien los convierte en “máquinas de matar”, y experiencias como la de “Betsy” son prueba de ello.



Durante varios meses esta linda pitbull fue obligada a pelear con otros perros, y como se negaba a hacerlo, la mordían, le arrancaban pedazos de carne con piel y la dejaban gravemente herida… Era como una carnada viva. Llegó un punto en que el daño fue demasiado y los dueños la dieron por muerta.





Cuando la luz estaba por desaparecer de sus ojos, un grupo de rescatistas que había escuchado de las peleas clandestinas en las que ella participaba, se dio una vuelta por el lugar en que se organizaban, y la encontraron en un enorme charco de sangre, respirando con mucha dificultad.


Iniciaron el tratamiento rápidamente; la perrita lastimada estaba tan grave, que dudaban que sobreviviera. Una oreja había desaparecido al igual que la piel de la nuca; lo único que podían ver era la carne viva y la sangre. Mandíbula y labios estaban desgarrados, y en el cuello había otras heridas espantosas. Cada minuto era crucial para salvarle la vida, y para fortuna de “Betsy”, su historia estaba a punto de cambiar.


Betsy” fue rescatada por miembros del grupo internacional “Let’s Adopt” (“Vamos a Adoptar”), que durante 10 años ha rehabilitado a cientos de perros y gatos por los que nadie se preocupaba, y animales que estaban entre la vida y la muerte. Mediante sus redes sociales y su página de internet recaudaron lo necesario para curarla y el resultado es increíble.


A lo largo de 5 meses lograron que sanara el daño físico y emocional, y evitaron que las heridas se infectaran. Piel y pelo volvieron a crecer y, aunque no fue nada fácil, enseñaron a “Betsy” a caminar nuevamente. Durante las primeras semanas sufrió varios paros respiratorios, y muchos seguidores de los rescatistas pedían que la “durmieran” para que dejara de sufrir, pero cada vez que volvía a la vida todos en la clínica se llenaban de felicidad, pues para ellos era evidente que si se aferraba a la vida, merecía otra oportunidad.



Millones de personas de todo el mundo siguieron la historia de “Betsy” a través de las redes sociales, y hoy la dicha es infinita pues ya le encontraron un hogar en el que recibirá amor y todos los cuidados que un perro necesita para ser feliz.


Gracias a ella y a las donaciones para ayudarla, “Let’s Adopt” salvó la vida de 15 animalitos más, y sin duda es de los casos más impactantes de la asociación.

Recomendados
Recomendados