El juego del “abecedario del diablo”, más peligroso y adictivo que la ballena azul


Todavía no superamos los daños que el “juego” de la ballena azul ha causado entre los adolescentes de todo el mundo, y ya apareció una nueva modalidad de estos terribles retos que desafortunadamente atentan contra la integridad física de los más vulnerables: los niños. 



El primer caso ocurrió en una escuela particular de Asturias, al norte de España, y se hizo público cuando una mamá del poblado de Mieres descubrió marcas en las manos de su hijo de 8 años. Después de mucha insistencia para que le dijera cómo se hizo las heridas, el chamaco le confesó que fue jugando “el abecedario del diablo”.




Una amiga de la preocupada madre denunció el caso a través de sus redes sociales y lo hizo llegar a la Asociación Contra el Acoso Escolar (ACAE). 

El “juego” (estarás de acuerdo con nosotros en que de juego no tiene nada) consiste en que un menor reta a otro a decir el abecedario castellano en voz alta, y enseguida una palabra que inicie con la letra que acaba de mencionar. Hasta ahí parecería que no tiene nada especial. Lo grave es que conforme avanza le rascan con las uñas el dorso de la mano -cerca de la muñeca- con mayor rapidez y más fuerza.


Como es de suponerse, después de mencionar las 27 letras la herida puede ser muy dolorosa para el niño, e incluso lesionarlo gravemente ya que al parecer también existen modalidades en las que se juega con tijeras o con ‘‘cutter’’. 



A través de su página oficial de Facebook, ACAE Asturias alertó a los padres de familia y a los maestros, para que estén atentos a posibles marcas en las manos de los niños. En caso de detectar algún caso deben reportarlo de inmediato tanto en los centros escolares como a las autoridades correspondientes, para darle el seguimiento adecuado y, de ser posible, descubrir a quien inicia el juego y hasta dónde podría llegar éste.



Esperamos que quienes tienen niños a su cargo colaboren para frenar ‘‘el abecedario del diablo’’ y evitar que se extienda como ocurrió con el ‘‘juego de la ballena azul’’.

Recomendados
Recomendados