Encuentran en México una araña gigante que se creía extinta. Es pariente de los dinosaurios


Saluden a la Califorctenus cacachilensis, una nueva especie de araña encontrada hace unos días en las cuevas de Baja California Sur, México. Esta elusiva araña no había sido descubierta por la ciencia hasta ahora, pero se cree que existe desde hace cientos de años.



Su tamaño es impresionante, mide más o menos lo mismo que una pelota de softball y afortunadamente, prefiere vivir en cuevas húmedas y oscuras, sin embargo, esto también significa que podría vivir en algunas casas.



Aunque cientos de especies de arañas han sido descubiertas hasta la fecha, es evidente que aún falta mucho por conocer. El descubrimiento de una nueva especie normalmente no es motivo de asombro, usualmente son arañas muy pequeñas. La Califorctenus cacachilensis no es pequeña para nada.


El cuerpo de esta araña por si mismo es masivo, está cubierta de pelo y cuenta con colmillos fuertes y filosos. Está emparentada con las tarántulas, por lo que no es venenosa como otras especies, sin embargo, lo compensa con una fuerza brutal comparada con su gran tamaño.


Esta araña fue descubierta en el 2013 por científicos del Museo Natural de Historia de San Diego, pero sus descubrimientos fueron publicados apenas hace unos días.

La araña fue descubierta en una expedición cerca de la ciudad de La Paz, cuando los científicos encontraron la piel desechada de una araña de una especie desconocida.


Jim Berrian y Michael Wall, fueron los descubridores de este animal, esto fue cuando exploraron una cueva cercana a la zona donde encontraron las primeras muestras de la especie. Lograron capturar un espécimen vivo y mientras avanzaban comenzaron a encontraron más. Finalmente encontraron un nido en una vieja mina abandonada.


Su pariente más cercano es la altamente venenosa Araña del Banano brasileña, pero no es para nada venenosa. Es de color amarillo y café y sus ojos son muy saltones. Se localiza a lo largo de toda la península de Baja California, por lo que se están comenzando a planear programas para su conservación, ya que es una especie endémica de la zona.


“Son bastante grandes” declaró uno de los científicos para el San Diego Union Tribune. “Sus colmillos son bastante visibles y son muy agresivas. En cuanto notaron nuestra presencia una de ellas me mordió. Es como picarte con la espina de un cactus, pero el dolor desapareció después de unas horas”.



El San Francisco Gate acompañó al grupo de científicos a la zona donde descubrieron a las arañas, esto fue lo que pasó:


Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad