Cómo beber cerveza toda la noche sin terminar ebrio. De nada chavos.


Ir de fiesta y salir con los amigos es la fórmula perfecta para divertirte. Si eres mayor de edad lo más probable es que se vayan de antro o visiten algún bar por unos tragos coquetos. Todo va de acuerdo con el plan hasta que vas al baño, te ves en el espejo y te dices: ‘ya estoy borracho’. Admítelo, no eres un tanque, y por más que quieras evitarlo llega un momento de la noche en el que tu cuerpo te da la señal de que debes bajarle a las copas, pero no lo haces y te aguantas como los ‘machos’ sólo para terminar con una horrible jaqueca al día siguiente.

Qué maravilla sería tomar toda la noche sin ponerte ebrio, ¿verdad? Bueno, ahora todo parece indicar que la solución existe y es más sencilla de lo que te imaginas.


Hace poco, en una entrevista para la revista Esquire, el presidente y fundador del Boston Beer Company, Jim Koch, reveló el gran secreto para tomar toda la noche sin ponerse ebrio. ¿Listos? La solución es… levadura. Así como lo lees: el mismo polvito que se utiliza para hornear pasteles y claro, para hacer cerveza, es el remedio perfecto para que tu noche sea larga y duradera y ‘no se te suba’ al cuarto trago.




Sabe mejor si lo mezclas con un poco de yogur”, comentó Koch al hablar sobre su secreto. “Una cucharadita por cerveza, justo antes de que empieces a tomar”.

Jim también habló de cómo descubrió este remedio. Todo fue gracias a su amigo el Dr. Joe, una leyenda de la cerveza artesanal. Egresado del Instituto Politécnico de Brooklyn con un doctorado en bioquímica y un trabajo en el departamento de Ciencias de la Fermentación, Joseph Owades, mejor conocido como Dr. Joe, probablemente sabía más sobre el metabolismo y la fermentación que ningún otro. 

Owades descubrió que la levadura contiene una enzima llamada alcohol deshidrogenasa (AHD). En otras palabras, esta sustancia rompe las moléculas del alcohol hasta sus bases de carbono, hidrógeno y oxígeno. Esto es exactamente lo que el metabolismo del cuerpo hace cuando el alcohol llega al hígado. Joe se dio cuenta de que si esta enzima está en tu cuerpo al mismo tiempo que el alcohol, hace camino a tu estómago. El AHD comenzará a deshacerlo antes de que llegue a la sangre y, por consecuencia, al cerebro. Increíble, ¿no crees?


Eso no es todo, además de esta maravilla de remedio hay otras cosas que puedes hacer para aguantar un poco más esas ‘chevecitas’, y no despertar al día siguiente con la ‘cruda’ realidad.

Aquí te van unos tips para tomar toda la noche sin ponerte ebrio.

1. M-O-D-E-R-A-C-I-Ó-N


No necesitas tomar toda la noche; conoces tu límite, así que respétalo. Si sientes que es una noche ‘para agarrar ambiente’ eso también es válido, pero recuerda que beber no se trata de ver quién se pone borracho primero, sino de disfrutar la bebida.

2. Come: antes, mientras y después


Además del remedio de la levadura y el yogur, comer algo un poco más pesado antes de salir hará que te sientas más lleno y que tomes menos rápido. ¿Estás a media fiesta y ya te sientes mareado?, come algo. ¿Se acabó la parranda?, nada como los taquitos de la esquina antes de llegar a casa. 

3. Disfruta ese primer trago todo el tiempo que puedas


Si te tomas 4, 6 o 15 cervezas está bien, pero no debes beberlas todas en la primera hora que estás en el bar. Claro que no, disfruta ese primer y bien merecido trago, que la noche es larga y tienes todo el tiempo del mundo.

4. No mezcles bebidas


Es lo peor que puedes hacer. Depende de la bebida, del grado de alcohol, y lo último que quieres es terminar ‘cruzado’ sólo porque alguien te ofreció una margarita mientras disfrutabas de tu cerveza.

5. Ponte un presupuesto


Si sabes que las copas se te suben y rápido, ponte un límite monetario, así cuando se te acabe el dinero se acabarán los tragos. Y nada de pedir prestado a los amigos.

6. Llévate a un amigo


Todos tienen a ese amigo responsable que rara vez toma y que parece la mamá de todos. Aprovecha su nobleza y llévalo contigo para que te cuide. Algún día le devolverás el favor.

Así que ya lo sabes, una noche de fiesta no tiene por qué terminar mal. Sigue estos consejos y ¡salud!, a disfrutar de la rumba.



Recomendados
Recomendados