Abrieron una tumba prohibida en Egipto y desataron una plaga bíblica…


Hace apenas unos días, científicos y arqueólogos europeos encontraron en Egipto lo que podría ser el descubrimiento más importante de los últimos años. 



En el Cairo a las orillas del río Nilo fue encontrada la tumba más fantástica de los últimos años. 


En ese lugar se encontraron más de 1000 estatuas y 10 sacófagos. 



Según especialistas, esta tumba data de Nuevo Reino Egipcio, entre 1500 y 1000 años antes de la nueva era. 


La tumba encontrada es tan grande que dentro había un gran patio subterráneo con dos habitaciones gigantes. 


En una habitación se encontraron 4 sarcófagos y en otra 6 acomodados de una forma muy extraña. Según los arqueólogos esto podría significar que el muerto enterrado no era parte de la realeza, pero sí disfrutaba de un puesto honorario o algún tipo de título social. 

Dentro de la tumba se encontró un documento con una advertencia. 


La traducción, según el departamento de historia de la Universidad del Cairo, dice lo siguiente: ¨Quién profane esta tumba liberará las peores plagas que el Nilo y el cielo han visto. Desgracia y muerte llegará para todo aquel que habrá o robe este templo¨. Por alguna razón, esta advertencia nos recuerda a las plagas que se desataron en los tiempos de Moises. Ranas, polillas y todo tipo de enfermedades han aparecido en esa zona, aunque muchos pobladores del lugar aseguran que aún no ha empezado lo peor. 

Por otro lado, de manera muy sospechosa y extraña, después del descubrimiento y apertura de la tumba, gran arte del personal que participó en la excavación murieron de formas inexplicables, por accidentes que pudieran parecer estúpidos.


No es la primera vez que en Egipto se presentan esta clase de maldiciones al profanar una tumba o un templo oculto. 

Según los arqueólogos, la excavación será detenida hasta que se aclaren las muertes realizadas, pues este descubrimiento podría cambiar lo que conocemos sobre la época moderna del reinado egipcio, pues según los escritos encontrados dentro del sepulcro, esa tumba le perteneció a un Juez muy poderoso de la época. Si se confirma esa información, los historiadores estarán frente a nueva evidencia que prueba que las tumbas gigantes y lujosas no solo eran para los faraones, sino que también existían otros puestos sociales que eran lo suficientemente respetados como para hacerles una tumba gigante.



Recomendados
Recomendados