Su nieta fue violada por 4 hombres, mira cómo se vengó de ellos. Los drogó y luego…


Ava Estelle, una mujer de 81 años, había vivido en Melbourne desde siempre, ella recordaba que todo era tranquilo y no había nada que temer, pero todo esto cambió el día que cuatro maleantes abusaron de su nieta, una chica de tan sólo 17 años. 

Ava, no podía creer que esto hubiera pasado en esta tranquila comunidad, pues antes entre los mismos vecinos se alertaban sobre el peligro, lamentablemente, los tiempos habían cambiado y los nuevos habitantes eran cada vez más extraños, como si llegaran a Melbourne escondiéndose de algo. 


Todo comenzó el día que una camioneta llegó a una de las casas desocupadas, al parecer habían alquilado el lugar, Ava Estelle y su nieta Gabrielle  trataron de ser amables e inmediatamente fueron a presentarse con sus nuevos vecinos, pero nadie respondía a la puerta, lo que no sabían era quienes habían llegado en ese vehículo, eran personas que ocultaban un horrible secreto y no tenían intenciones de quedarse.  



Un día, mientras Gabrielle caminaba a la escuela, tuvo la sensación de que alguien la seguía, al voltear no vio a nadie, pero aun así apresuró el paso, de pronto, un hombre apareció de la nada, y la tomó con fuerza, la chica gritaba desesperadamente, pero antes de que alguien pudiera ayudarla, llegó una camioneta con los vidrios oscuros de la cual salió otro sujeto, ambos ataron a la chica y se la llevaron. 

La abuela preocupada no sabía qué hacer, pues su nieta jamás había desaparecido así, eran ya las 12 de la madrugada y no había rastros de ella. Minutos más tarde, llamaron a la puerta ¡Era Gabrielle! Pero estaba en un estado terrible, la chica había sido víctima de violación, su abuela con lágrimas en los ojos, llevó al hospital más cercano a la chica y luego, salió a buscar a los tipos que habían cometido el horrible acto. 

La anciana logró ver a cuatro sujetos entrando a un hotel, fuera de este estaba estacionada la camioneta que días atrás estaba en la calle de su domicilio, esperó y cuando los sujetos salieron, tomó una fotografía. Corroboró con su nieta que esos tipos fueron los culpables y al estar completamente segura, se preparó para tomar venganza. 


Ava Estelle no esperó más, y llegó al hotel con pistola en mano. Cuando uno de los sujetos abrió la puerta le apunto directamente al pecho y le disparo a quema ropa. Luego ingreso a la habitación, en donde obligó a los otros tres tipos a tirarse en el piso. Una vez acostados, les inyectó una droga sin jamás bajar su pistola. Increíblemente esta dulce viejecita había sido policía durante toda su vida, razón por la cual manejaba una gran destreza con las armas. Cuando todos estaban inconscientes, la mujer corto sus miembros y los dejó en aquella habitación desangrados.  

Tras terminar su venganza, la mujer fue a la estación de policía y confesó lo ocurrido, entregando su pistola. La policía no sabía si arrestar a la mujer, pues la noticia se había esparcido rápidamente, además tiene ya 81 años. 

El juez no sabe si enviarla a la cárcel o dejarla libre, pues los residentes de Melbourne están tan agradecidos con ella de que no dejara pasar por alto este crimen como tantos otros, que buscan elegirla como Alcaldesa de la ciudad ¿Qué tal?
Recomendados
Recomendados