No creerás cómo luce hoy el hombre más fuerte del mundo. Hubiera sido mejor morir


¿Qué estarías dispuesto a hacer para tener el físico que siempre has deseado?

Hoy en día las personas están locas por el físico, pues es lo más valorado por la sociedad; sin embargo, ese deseo de ser “perfecto” se puede convertir en una obsesión con mucha facilidad y ahí es donde empiezan los peligros. 



Así le sucedió a Valdir Segato o mejor conocido como el “hulk moreno”. Un brasileño de 48 años que posee una musculatura impresionante.




Desgraciadamente, no solo es el ejercicio el causante de su fuerza y musculatura, el Sr. Segato es adicto al Synthol, un compuesto de ácidos grasos que al inyectarse en el músculo, provoca un crecimiento excesivo y muy poco natural. 


No es noticia nueva que los hombres se inyectan químicos y esteroides para aumentar su musculatura. 

El consumo de el synthol es muy utilizado en el fisicoculturismo, pero siempre es supervisado por profesionales; sin embargo, en el caso de Valdir, no cuenta con ningún apoyo.


Quienes lo conocen aseguran que Valdir fue muy pequeño de joven y que por eso, era constantemente abusado por sus compañeros del colegio, generando un trauma que con el paso de los años, lo llevó hasta este punto de su vida. 

Luego de comenzar a inyectarse la vida de Valdir cambió por completo, sin embargo, luego de abusar  de este peligroso producto (synthol), su vida comenzó a verse en peligro.


Sus brazos comenzaron a mostrar desgaste a causa de ese medicamento. 

Según cuenta Valdir Segato, de joven sufrió una fuerte adicción a algunas sustancias ilegales que lo dejaron casi en los huesos y por eso, su única misión en la vida se convirtió en tener la musculatura de “hulk”. 


A pesar de que los médicos le advirtieron a Valdir Segato que podría perder los brazos y piernas si seguía consumiendo ese tóxico producto, él se negó rotundamente a evitar el consumo, sin importar que su vida estaba en peligro. 

“Prefiero morir que perder mis músculos”, dijo Valdir a los medios locales que lo entrevistan. 


Lamentablemente pocos meses después a Valdir Segato se le tuvieron que amputar los brazos y piernas para salvar su vida y aún así, hoy vive conectado a varios aparatos.  Debido a esto, el hombre ha pedido varias veces que le practiquen la eutanasia, pues no desea seguir viviendo, pero los médicos se niegan pues en su País es una práctica no permitida.



Recomendados
Recomendados