Compró un almacén abandonado y todos se burlaron de él, pero cuando lo abrieron…


Hay momentos en la vida donde tomar una simple decisión cambia el curso puede afectar nuestra fortuna en maneras que nunca pudimos imaginar. A veces para bien, otras para mal. Esta es una de esas historias donde por azares del destino, la suerte de un hombre no sólo cambió su vida, si no la del resto de su familia por muchas generaciones.


Tom Cotter era un simple comerciante que vivía en Nueva York. Tras años de estar trabajando para mantener a su familia, decidió que era momento de retirarse. Durante su juventud visitó Portugal y se había enamorado del lugar, por lo que decidió ese sería su destino. Decidió comprar una vieja granja para pasar el resto de sus días en ese país que lo enamoró cuando era joven. Su nuevo hogar era enorme y tenía más de 15 años abandonado, además de tener un almacén enorme que no había sido abierto en mucho tiempo. Cuando lo abrió no pudo creer lo que encontró:


Dentro del almacén se encontraba una de las colecciones de autos clásicos y raros más grandes del mundo. Aparentemente, el viejo dueño de la propiedad era un ávido coleccionista de autos, pero malas inversiones y evasión de impuestos lo obligaron a vender la propiedad con todo lo que estaba dentro.


Los autos dentro del almacén valían millones de dólares. Aston Martins, varios Mercedes Benz y Lotus, un Ford Cortina MK2 y varios Alfa Romeo. Cotter no podía creer su suerte, ya que tan sólo había pagado una fracción de lo que valía la granja originalmente y ahora se acababa de convertir en millonario.



Varios de los autos han sido restaurados y los hijos y nietos de Cotter los han vendido por cantidades impresionantes.



¿Tú qué harías si encontraras un tesoro como este?


Recomendados
Recomendados