7 hábitos que hacen que las bubis se te caigan. La #6 es la peor y la haces todo el tiempo.


¿Tus nenas se están cayendo? El pecho de las chicas es algo que sin duda atrae a cualquier hombre, da igual si son del tamaño de un limón o la mitad de una sandía, cuando traen un buen escote, es inevitable contemplar el paisaje, pero ¿Qué pasa cuando no les pones la atención adecuada? Es una parte muy sensible, así que requieren cuidados y dejar de hacer cosas que están dañando su firmeza, de lo contrario vas a terminar a los 30 con tus dulces amiguitas hasta el piso…¡Qué horror!

Hay muchas cosas que hacemos a diario y no nos damos cuenta de las consecuencias, sobre todo para el pecho, así que pon mucha atención. 


Éstas son las 7 acciones que haces todo el tiempo y estás a un paso de tener las nenas hasta los tobillos: 

1. No usar protector solar. 


Todos los días expones a una de las partes más sensibles al sol, el bloqueador no es para que se vean bonitas o las rejuvenezca, pero si las mantendrá protegidas y evitará las arrugas. 



2. Tomar alcohol y fumar. 


Cada uno de estos vicios te afecta, pero si los juntas son una bomba para tus nenas, evitan la producción de colágeno y hacen que se pongan flácidas, eso sin contar que afecta gravemente la circulación de la sangre. 

3. Subir y bajar de peso constantemente. 


Lamentablemente gran parte de tu pecho es grasa, así que si te malpasas o de repente comes de más, estás haciéndote un gran daño, harás que tus amiguitas se caigan más rápido y tengas arrugas para regalar. 

4. No usar brasier. 


NO le hagas caso a las nuevas chicas liberales, que quieren andar por ahí sin nada que sostenga a sus nenas, porque lo único que vas a lograr es tenerlas hasta el piso y que se muevan peor que una gelatina. 

5. Desvelos y dormir poco. 


¿Qué tal tus fiestas cada fin de semana? Sabemos que estás joven y se vale disfrutar, pero resulta que desvelarse demasiado o dormir pocas horas, acelera el envejecimiento, así que si sigues así, olvídate de la firmeza antes de los 25. 

6. Mala postura. 


Aunque tu madre se la pasa diciéndote que endereces la espalda y camines bien, a ti no te importa mucho. Pero resulta que es de las mejores cosas que puedes hacer para mantener a ese par en su lugar. Ya sabes, mete la panza y saca el pecho. 

7. Tallas incorrectas de sostén. 


Increíblemente, éste error lo cometen más de lo que imaginamos, es importante que midas muy bien tu cuerpo, para elegir la talla adecuada, pues si no tienes un buen soporte, es como si no te trajeras nada. 

Ahora ya sabes cómo cuidarlas, no dejes que lleguen al piso antes de tiempo, no es tan difícil mantenerlas firmes. ¿Qué esperas? 

Recomendados
Recomendados