Todos pensaban que alimentaba gatos callejeros. Pero lo que hacía le costó 30 años en la cárcel


En el mundo hay muchas personas que respetan y quieren a los animales, tanto que seguramente les gustaría ayudar a todos, sobre todo a los desamparados, obvio eso no está dentro de las posibilidades de la mayoría de nosotros, pero como dicen por ahí “donde comen, dos comen tres”, así que alimentar a un animal sin hogar y hambriento no es algo que te haga más pobre, al contrario, enriquece el alma. En ocasiones pareciera que los mismos animales saben leer un buen corazón, pues terminan pidiendo ayuda a la persona indicada.


Melissa Popham, compartió en Imgur  esta impactante y triste historia que es la realidad de muchas mascotas sin hogar.

Ella trabaja en una tienda de mascotas, y un día un gato callejero llegó a la tienda, el pequeño era insistente con Melissa y a pesar de no conocerla, se restregaba con sus piernas y no paraba de maullar, entonces supuso que lo que él buscaba era alimento así que le dio un poco de croquetas para mascota, de inmediato él empezó a comer como loco, al terminar el pequeño frotó su cabeza con ella y se fue, desde entonces este visitante iba a desayunar cada día a la tienda, y no solo eso, se sentía tan cómodo allí que después de alimentarse se quedaba en los alrededores, este chico había llegado para quedarse, así que finalmente lo llamó Mr. Pickle.



Un día como cualquier otro, Melissa esperó a su fiel amigo para alimentarlo como normalmente lo hacía, pero a pesar de que lo llamó a gritos él no llegó, esto continuó por tres días más hasta que al llegar el quinto día algo impactante sucedió, el gato llegó hasta la tienda, pero Popham quedó horrorizada, pues Mr Pickle estaba en muy mal estado, tanto así que caminar le ha de haber sido sumamente difícil.


Su mandíbula estaba rota y las heridas eran tan graves que sus costillas rotas salían por los costados de su cuerpecito.


No había duda, Mr Pickle había sido atropellado por un auto y el conductor lo había abandonado a su suerte, el dolor que el pequeño gato sentía era terrible y le llevó días llegar en ese grave estado hasta donde estaba Melissa, tales acciones le demostraron que ella era la persona en la que él más confiaba y por eso Melissa decidió hacerse cargo. 

De inmediato Melissa y su compañera lo llevaron con cuidado al interior de la tienda y llamaron al veterinario solicitándole ayuda de emergencia. 


El tratamiento de Mr Pickle ascendió hasta seis mil dólares, lo cual no sorprende, pues requirió numerosas cirugías, medicamentos y cuidados intensivos durante dos meses, sin embargo Melissa no dudó en hacerse cargo y endeudarse hasta a los dientes para salvarle la vida a su amigo; sin embargo, estaba segura que gracias a las cámaras de seguridad de la zona, encontraría al responsable para qué por lo menos se hiciera cargo de alguna parte de los gastos de la operación de ese gato. 




Desafortunadamente, cuanto Melissa logró identificar al responsable, descubrió que se trataba de un vecino de muy mala reputación, pues ya había tenido problemas con muchísimas personas de esa comunidad; sin embargo, a ella no le interesó y decidió enfrentar al maldito que atropelló al gato. Cuando llegó a la casa, un hombre calvo, con tatuajes y un muy mal aspecto fue quien la atendió. Ella inmediatamente dijo lo que había pasado y él lo aceptó sin problemas, pero riéndose y burlándose le dijo que jamás le pagaría nada y que si pudiera, se hubiera asegurado de haber matado al gato. Melissa no podía creer lo que estaba escuchando así que solo dio la vuelta, pensando que un día se vengaría. 

Cualquier otra persona hubiera elegido sacrificarlo en lugar de gastar tal cantidad de dinero solo para salvarle la vida a un animal, o incluso peor aún, podrían haber muerto con ese estado, lleno de dolor y solo. 


Con los cuidados de Melissa y su familia, pronto Mr Pickle empezó  recuperarse.


Mr Pickle ahora vive con Melissa y tiene un cariñoso hermano.


“Pickle es absolutamente un gato, mascota y amigo maravilloso. Es muy querido y estoy muy contenta de compartir mi vida con él “, son las palabras de Melissa. 


Desgraciadamente, esta triste historia no acaba con un final feliz. Después de la recuperación del gato, Melissa fue investigada por atropellar al mismo hombre que había atropellado a Mr. Pickle. El Juicio duró 3 meses, esta mujer siempre se mantuvo como inocente, pero fue sentenciada a 30 años de cárcel por intento de homicidio. Curiosamente, pudo abandonar la prisión a los 4 meses, por buen comportamiento y por que se presentaron nuevas evidencias. Resulta ser que Melissa no era la responsable, el hombre atropellado tenía muchas deudas y fue uno de sus deudores quién decidió dejarlo en silla de ruedas para siempre. 

Como Melissa tienes la opción de hacer lo correcto, no dejes que nadie te convenza de lo contrario, pues si sientes dolor en tu corazón es porque en verdad es algo terrible y tienes la oportunidad de hacer un cambio real, y aunque no es fácil y debes sacrificar un poco tu billetera, es lo que en verdad vale la pena en este mundo, recuerda que al dejar este mundo solo tus acciones y recuerdos se irán contigo.

Recomendados
Recomendados