7 cosas curiosas sobre tener sexo embarazada. Mira por qué los hombres te desean más



El embarazo es una etapa nueva por la que la mayoría de las mujeres pasarán en el momento en que decidan tener una familia, claro que todos los síntomas son súper intensos y extraños al principio, pues eso de pasar por cambios de humor, padecer náuseas y mareos no suena muy tentador, pero todo valdrá la pena al final. 

Hay miles de cosas que toda chica se pregunta cuando está en la etapa del embarazo, pero pocas veces se atreven a preguntar cosas como: ¿Qué pasa con el sexo? Porque claro, antes de tener a la criatura en la panza, tuvo que haber mucha acción ¿No? Y existen varios mitos alrededor del sexo durante los meses de gestación, pues muchos dicen que es malo para el bebé así como para la madre.

No te preocupes ¡Has llegado al lugar correcto amiga! Porque aquí te diremos 7 cosas que no sabías sobre el sexo al estar embarazada. Ve aclarando tus dudas, y cuando el momento llegue ¡Estarás preparada! 


1. El sexo es algo normal durante este periodo


Este pensamiento pasa mucho por la cabeza de las mujeres, pues no están seguras que tan normal es. Amiga, recuerda que tu cuerpo sigue siendo el mismo, el sexo es un deseo que no cambia en la mayoría de las mujeres, y a menos que tu médico indique lo contrario, puedes seguir haciéndolo como de costumbre. 


2. El bebé no corre peligro

Contrario a lo que las abuelas nos han dicho, el sexo durante el embarazo no dañará a tu bebé, pues aunque en el orgasmo existen contracciones en los músculos pélvicos, no son tan fuertes como para adelantar el parto, y el saco amniótico se encuentra protegido por los músculos del útero. ¡No hay de qué preocuparse!


3. Puedes dar y recibir sexo oral pero con mucho cuidado

Es muy seguro hasta cierto punto, pero debes tener cuidado y poner atención, ya que si entra aire por la vagina, puede desarrollarse la enfermedad conocida como embolia gaseosa, la cual podría dañar tanto a la madre como al bebé. Lo mejor será que tampoco eyacule dentro, para evitar la posibilidad de la entrada de aire al útero.

4. Las hormonas afectan tu deseo sexual

Aunque en puntos anteriores hemos mencionado que es normal sentir ganas, también la falta de apetito sexual es algo que ocurre en muchas mujeres, ya que los cambios hormonales tan fuertes, los malestares y síntomas muchas veces influyen en el humor, e incluso pueden bajar la libido, sobre todo en los primeros tres meses, después suele estabilizarse el organismo un poco y las ganas regresarán. Así que no te preocupes. 


5. Puede que tu pareja te encuentre más atractiva


Para los futuros padres es un tema muy vergonzoso, pero es real, precisamente por los cambios hormonales, y por la redondez del cuerpo de la mujer, algunos encuentran a su pareja más atractiva y deseable durante este periodo, o por el contrario, muchos hombres desarrollan ansiedad en torno a los cambios físicos de su mujer. 


6. Debes tener cuidado con las posiciones sexuales

No es que te hagan daño, pero debes tomar en cuenta que la sensibilidad de tu vagina cambia conforme avanza la gestación, y eventualmente el volumen de tu estómago se volverá incómodo, sobre todo cuando él está acostado y tu sentada sobre su miembro, pues el peso del bebé será cada vez mayor. Una de las posiciones recomendadas es la “de perrito”, pues sostienes tu peso con cuatro extremidades, hacerlo de lado mientras están acostados es una buena opción también. Poco a poco tu pareja irá conociendo cuales posiciones son las que más funcionan para tí. 

7. Si sangras durante el encuentro, será mejor ir al médico.

Recuerda, que el sangrado durante el encuentro no es normal, así que si experimentas algún malestar de este tipo, debes suspender el sexo hasta que vayas a un chequeo médico, procura seguir sus indicaciones al pie de la letra.

Recomendados
Recomendados