12 hombres que no aguantaron mas y voltearon a ver. El #3 fue a prisión


Parece que las grandes curvas y los benditos atributos de algunas mujeres, tienen una especie de fuerza de gravedad, que atrae la vista de todos los hombres que están cerca. Es inevitable no voltear, y la mayoría de las veces lo hacemos sin ninguna especie de morbo, es simplemente una fuerza de atracción desconocida la que existe. Digo la mayoría, porque sí hay unas ocasiones en las que algunos depravados, hasta sacan la cámara y aprovechan para tomar fotos a lo que no deben… 

Esta es la galería de 12 hombres de los cuales algunos, deberían de ir a la cárcel por acosadores y depravados… Uno afortunadamente sí fue a dar al bote. 


1. Dejó un charco de saliva en los pies este pobre. Al  menos se llevó una imagen para cuando llegue solo a su casa. 


2. Después de esto, le van a salir pelos en las manos al jovencito este… 



3. Hacer este tipo de cosas es considerado en muchos países, incluido el nuestro, como un delito que se llama, Miradas lascivas y acoso. Después de que el encargado de la tienda vio a este enfermo, llamó a la policía y entregó la copia de la cinta de seguridad que captaron sus cámaras. Es un delito menor, pero de perdida pasó sus meses en la cárcel. 


4. Parece que les va a pegar una mordida. 


5. La famosa pastilla azul puede ayudarle a este anciano a cumplir uno de sus sueños. 


6. No hay que pensar mal… él solo está viendo comida. 



7. Él y el del punto #3 deberían de compartir celda y andarse viendo entre ellos. 


8. Hay veces en la que el llamado de ese par es muy fuerte y no podemos hacer otra cosa más que echar una mirada inofensiva. 


9. Está muy niño, ya con los años aprenderá cuáles son las de verdad. 


10. Pobre niña, quedó traumada de por vida. 


11. El poster cobró vida ante tal llamado… y volteó a ver un poco lo que estaba pasando.


12. Lo bueno es que ella es su hija… enfermo nivel legendario.


¿Crees que hacer esto es correcto? Definitivamente no lo es, aunque de pronto sí sea muy difícil  mantener la mirada en los ojos de la otra persona, ya llegar al punto de sacar la cámara e invadir la privacidad de alguien si merece un castigo.
Recomendados
Recomendados