Fue encerrado por más de 25 años. Sobrevivió comiendo basura y bebiendo agua de drenaje


Era un día normal en la organización  Wildlife Friends Foundation Thailand en Bangkok, Thailandia, cuando recibieron un correo electrónico pidiendo socorro y como era obvio los rescatistas corrieron a  ayudar, ellos ni siquiera imaginaban cuál era la terrible emergencia hasta que llegaron al lugar, los vecinos de una comunidad encontraron un mono en un agujero inmundo, obscuro y aislado ¿Puedes creer tanta crueldad? 


Seguro llorarás cuando leas esta historia, un hombre pasaba por un callejón cuando algo llamó su atención, sintió una mirada, volteó y así fue como pudo ver una carita con tremenda tristeza detrás de una malla de metal, al descubrir esto el hombre corrió a pedir ayuda y así fue como esto llegó a la fundación.




¿Crees que es demasiado? Espera que aún no he terminado, este pequeño simio estuvo encerrado en ese lugar por más de 25 AÑOS. Rápidamente los vecinos se pusieron en acción y tan solo después de unos minutos logaron liberar al pequeñín que ahora todos llaman Joe.



Pronto esta historia llegó a todo el mundo e Integrantes de fundaciones altruistas para el rescate de animales reconocen que este es un caso brutal de abuso animal, el fundador de WFFT, Edwin Wiek espera que maltratos como este disminuyan y comenta que la educación y los valores son la clave. 

Es inimaginable el sufrimiento del que fue víctima este mono, el agujero donde vivió por más de dos décadas estaba lleno de excremento y apenas lograba sobrevivir a base de basura y sobras que la gente arrojaba. 



El espacio en el que estaba confinado Joe era muy pequeño y apenas podía moverse, a consecuencia de esto los músculos del mono estaban atrofiados.

Su vista estaba afectada ya que la luz que llegaba hasta él era casi nula. 



Como era de esperarse cuando liberaron a Joe él estaba muy asustado, así que los rescatistas lo envolvieron en una manta como si fuera un bebé y le dieron cariño, poco a poco el pequeño se sintió en confianza y dejo que lo ayudaran.

Después de su rescate Joe fue trasladado a un refugio animal donde los médicos y cuidadores se dedicaron a rehabilitarlo ya que estaba muy desnutrido y ni siquiera podía caminar. El amor todo lo puede y mientras existen personas con malos sentimientos también existen personas cuyo único deseo es ayudar a los demás, con mucha paciencia este simpático mono empezó a ganar peso, ahora puede caminar y ve mejor.



Las autoridades  se dieron a la tarea de buscar al culpable de tal atrocidad y lo encontraron, el hombre confesó su crimen e intento justificarse diciendo que no podía hacerse cargo de los gastos para cuidar de Joe, así que  lo dejó encerrado ahí desde 1991. Es lamentable que existan personas que cometan estos crímenes y que aún así se salgan con la suya. 

Gracias a buenas personas y a la fundación ahora Joe ha sido rehabilitado y podrá vivir felizmente el resto de su vida en un santuario animal en Tailandia.

Difunde esta historia y comenta para que cada vez exista menos maltrato animal.
Recomendados
Recomendados