Ella quería tener a su bebé en casa, las fotos ya le dieron la vuelta al mundo



Cada día se hacen más populares los partos en casa. No creas que es como en la época antigua donde todo ocurría en la cama, lo de hoy es que el bebé nazca en agua, para eso la madre da a luz en una tina inflable. Esa es la experiencia que Alana Ferreira buscaba con su segundo bebé.

Ella siempre tuvo el apoyo de su esposo y su pequeña hija Luiza, quien estaba emocionada por la llegada de su hermanito. Michel Pampanin sería la fotógrafa encargada de captar los mejores momentos del instante en que diera a luz y se tomó la libertad de compartir las imágenes en sus redes sociales, el resultado le dio la vuelta al mundo.

Por fin llegó el día de que la familia conocería a su nuevo miembro, mientras Alana sufría las contracciones, su equipo de parteras acomodaba todos los detalles, Luiza elegía los primeros conjuntos que su hermanito usaría y aunque era difícil el dolor, Alana estaba feliz, pronto tendría a su príncipe en los brazos. 



Cada vez las contracciones eran más dolorosas pero Alana no perdía su buen humor y jugaba con la cámara.



Ya que se dilató por completo y empezó a pujar para que saliera el bebé, Alana recibió el apoyo de su hija Luiza en la tina. Ella se puso su traje de baño y ayudó a su mamá. 




Fue así como nació el pequeño Benjamín. La familia estaba feliz y Alana había olvidado el dolor que sintió pues estaba que no cabía de amor al ver a su pequeñito sano descansando sobre su pecho. Luiza estaba impactada con la valentía de su madre.




Las parteras limpiaron al bebé y ya que pasó más tiempo con su madre, lo vistieron con la ropa que Luiza había elegido, estaba muy contenta de haberse convertido en hermana mayor. 


¿Te atreverías a vivir una experiencia así?

Fuente: Nolocreo
Recomendados
Recomendados